La homeopatía y los niños

Su principio de funcionamiento es la ley de similitud, es decir que uno se cura tomando la sustancia que es capaz de provocar en él los mismos síntomas que está sufriendo. La homeopatía se emplea en los niños en dosis extremadamente bajas y ha de ser pautada por un homeópata.

El ser humano alcanza su madurez biológica a lo largo de la segunda década de su vida. Esto significa que durante la infancia nuestra capacidad de respuesta frente al medio externo aun está por desarrollarse en gran medida. Nuestro sistema inmunológico, nuestros órganos, sistemas de metabolización y eliminación de toxinas van creciendo y madurando al mismo tiempo y de la misma manera que lo hacen nuestra estructura física y nuestro mundo emocional. Durante la infancia y la adolescencia somos más vulnerables porque somos inmaduros, física y emocionalmente, y es aquí cuando un tratamiento como la Homeopatía cobra su máximo valor.

49607522___11

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s